BlogSalud sexual y reproductiva

7 mitos y realidades sobre el aborto

7 MITOS

En torno al aborto, existen una serie de mitos que, en algunos casos se replican entre las personas por falta de información y de manera intencional, se reproducen masivamente a través de los medios de comunicación, con la firme intención de generar matrices de opinión adversa.

Sin embargo, antes de mencionar algunos de estos mitos, es importante señalar que la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) es un derecho humano que está vinculado a otros derechos como el derecho a la autonomía, la integridad corporal y la toma de decisiones libres e informadas sobre el embarazo y el parto, reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Organismos como las Naciones Unidas, instan a los gobiernos a generar mayores posibilidades a las mujeres para el acceso a un aborto seguro, la creación de servicios post-abortos y a la revisión de las restricciones legales que vulneran otros derechos humanos y crean un conflicto de derechos.

Luego de la aclaratoria anterior, acerca de la IVE como derecho. A continuación, algunos mitos y realidades sobre el aborto:  

Mito 1. Las mujeres que abortan son irresponsables:

Cuando se trata de un embarazo no deseado, el aborto es una opción dispuesta para todas las mujeres sin distingo de credo, raza o edad. El aborto seguro es un derecho sexual y reproductivo que por el contrario evita traer personas al mundo de manera irresponsable.

Mito 2. Legalizar el aborto significaría que éstos se incrementen:

Esto es completamente falso. En el año 2015, el Instituto Guttmacher realizó una investigación que reveló que en América Latina, donde existen mayores restricciones sobre el aborto, 32 de cada mil mujeres abortan; mientras que en Europa donde hay menos restricciones legales, 12 de cada mil mujeres abortan.

Ésto, desmiente la hipótesis de que a mayores restricciones legales, menores serían los abortos. Por el contrario, este escenario, pone el riesgo la vida de las mujeres, ya que tienden a acudir a lugares clandestinos y métodos para la interrupción poco fiables e inseguros.

Mito 3. Después de un aborto las mujeres se deprimen:

Esta aseveración no tiene ningún sustento científico, por lo tanto es falsa. Normalmente, las mujeres experimentan una serie de emociones propias del embarazo y la agitación hormonal; no obstante, está comprobado que las mujeres no se arrepienten después de una IVE.

Mito 4. Las mujeres no necesitan acceso al aborto si usan anticonceptivos:

Según un estudio realizado por las Naciones Unidad, se calcula que en el año 2019, de 1.112 millones de mujeres en el mundo en edad reproductiva, 270 millones tienen necesidades desatendidas en materia de anticoncepción.

Por lo cual, se puedes decir que, no todas las mujeres tienen acceso a los anticonceptivos. Además que, pueden experimentar fallas en el método utilizado o pueden quedar embarazadas producto de una violación.

En este sentido, la OMS señala que cada año más de 33 millones de mujeres en el mundo, viven un embarazo no intencionado, aun cuando usen anticonceptivos.

Mito 5. El aborto no permite embarazos futuros:

Falso!!! Un aborto seguro no pone en riesgo la fertilidad de la mujer, sino que al pasar unas semanas, el proceso de ovulación se retomará con normalidad, por lo que se recomienda elegir un método anticonceptivo para evitar otro embarazo no deseado.

Mito 6. Todo aborto es inseguro:

El aborto es un proceso seguro, siempre y cuando cuentes con la información, asesoramiento y acompañamiento necesario. Además del acceso a los medicamentos recomendados para hacerlo.

Llevar un embarazo a término representa más riegos que un aborto seguro.

Mito 7. El aborto incrementa la posibilidad de cáncer de seno:

Este mito es replicado por quienes se oponen al aborto; sin embargo, este es un argumento que carece de evidencia científica.

Los mitos sobre el aborto, son un conjunto de ideas y explicaciones erróneas que no tienen ningún soporte científico y busca incidir en la opinión pública, con el fin de generar aversión  o rechazo en la sociedad, desencadenando al mismo tiempo una serie de estigmas hacia las mujeres.

Creer en estos mitos, solo nos desempodera como mujeres. Recuerda, es tu cuerpo, tu sexualidad, son tus derechos. ¡EMPODERATE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *